TENER SUEÑOS O PERSEGUIR TUS SUEÑOS, ESA ES LA CUESTIÓN

perseguir sueños

Durante estos últimos días, en los que me he permitido retirarme del mundanal ruido para afilar el hacha de cara al comienzo del año, he estado reflexionando acerca de la importancia que tiene perseguir los sueños, que no es lo mismo que el mero hecho de tenerlos.

 

TENER SUEÑOS  NO BASTA

 

Porque tener, lo que se dice tener, todo el mundo tiene sueños. Donde radica la diferencia está en la tenencia (o ausencia) de los “huevos” para ir a por ellos.

 

¿He sido lo suficientemente clara al respecto?

 

Los sueños no paran de crearse en nuestras cabezas. Pueden ir variando con los años pero la fábrica no se detiene nunca.

 

El problema es que creemos que los sueños se pueden poseer como si fueran una propiedad más. Y no funciona así: los sueños viven mientras los disfrutas pero, si piensas atraparlos para guardarlos en una urna de cristal, se disolverán al instante.

 

Te lo he dicho en muchas ocasiones: se necesita pasión para poder atreverte a ir detrás de tus sueños para disfrutar de ellos.

 

Pero, después de la pasión, es igual de necesario que le eches el arrojo (léase “los ovarios” o “los cojones” según convenga) necesario para lograrlos.

 

NO ES MIEDO, ES FALTA DE VALOR

 

Las excusas para no perseguir tus sueños siempre van a estar ahí, al alcance de tu mano. Te pedirán que las abraces para sentirte mejor en el papel de víctima.

 

Y no es cuestión del miedo que sientas, ya que el mismo miedo lo sienten quienes se atreven a buscar lo que sueñan. Es cuestión de valor: saber que eres capaz de hacer absolutamente todo por conseguir lo que quieres.

 

Ahí es donde radica la diferencia entre los que lo consiguen y los que no. En tener y aplicar la constancia que se necesita (un día tras otro) para seguir el rastro que todos los sueños dejan y hacer lo que haya que hacer. Para no caer en el desánimo y en la tentación de dejarlo por comodidad.

 

LO QUE HAYA QUE HACER

 

El compromiso que se adquiere con uno mismo cuando quieres lograr lo que te has propuesto debe de ser algo sagrado y venerado. 

 

Y hacer lo que haya que hacer implica precisamente eso, lo que haya que hacer: formarse donde haya que formarse, tener los mentores que sean necesarios, aprender lo que se necesite, leer los libros que hagan falta…lo que sea necesario.

 

Si tus sueños son realmente deseados como dices, valdrán todo ese esfuerzo y más.

 

Porque gente que “hace como que” persigue sus sueños las hay a patadas. Pero no es lo mismo “hacer como que”, que hacer.

 

“Hacer como que” es un brindis al sol, un postureo de cara a la galería de la red social de moda a cada momento.

 

Si de verdad quieres conseguirlo, y no te conformas con tenerlo, deberás de aplicarte y hacer lo necesario hasta que logres tus sueños. 

 

Simplemente eso.

 

 

Logo Espacio INVIVEN
ESPACIO INVIVEN
Un espacio donde crecer en tu desarrollo personal, profesional y de pareja.
Un espacio donde dejar de lado tus creencias limitantes.

Será un placer acompañarte desde la Tribu “INVIVEN”. Recuerda que, si no quieres conformarte con las migajas, puedes matricularte en la formación online “INVIVEN “(Instructores de Vivencias en Positivo) que cuenta con el aval de la Universidad Europea Miguel de Cervantes. 

Muchísimas gracias por estar ahí. Si te ha gustado, me encantará que des al “me gusta” y que te suscribas al canal para que no te pierdas ninguna novedad. 

Muchas gracias por compartir y recomendar este podcast y nuestras formaciones a todos aquellos a quienes creas que puede ayudarles. 

No olvides que puedes encontrarme en www.rosamontana.com o en rosa@rosamontana.com

Y no te olvides pasarte por la Academia Rosa Montaña: mi portal de formación online donde encontrarás lo que necesitas para actualizarte hasta tu mejor versión en tu desarrollo personal y de pareja.

También en el podcast “Lo que siempre quisiste saber”, donde hablamos de sexo y de relaciones de pareja sin pelos en la lengua.

Muchas gracias.

 

Si te ha gustado...

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
actitud año nuevo
INVIVEN 114. Te cuesta lo mismo joderte la vida que aplaudírtela
no puedo
INVIVEN 113. Sí que puedo, pero no quiero
soltar el daño
INVIVEN 112. Ya cumpliste tu misión, puedes irte